Enbotellarte

Nos gusta todo lo que salga de una botella

Cómo preparar una piña colada

No importa en que época del año nos encontremos, si es otoño o Navidad, la Piña Colada siempre apetece, y nos transporta al verano. Su sabor dulce hace de cualquier día lluvioso, un bonito día soleado.

Creada en 1954, en el bar Beachcomber, en San Juan de Puerto Rico, este clásico cóctel está elaborado con crema o leche de coco, piña y ron. También se puede hacer con zumo de piña si no se dispone de piña natural, pero el sabor va a ser mucho más intenso con la piña al completo. Además no le vamos a añadir ningún azúcar o endulzante, por lo que resulta bastante sano.

Cómo preparar una piña colada

La piña y el ron siempre han sido buenos amigos, y con la introducción de la crema de coco, en 1952, harían un indivisible ménage à trois. Su sabor es una mezcla perfecta que te hace sentir que estás tumbado en la playa sobre una hamaca, viendo las olas que vienen y van. Una colorida sombrilla como decoración completa esa imagen idílica. No hay vaso de Piña Colada sin sombrilla.

Tanto la leche como la crema de coco se puede encontrar fácilmente en cualquier supermercado. Suele estar en el pasillo de comida sudamericana. Y también lo puedes encontrar en muchas tiendas online.

Se tarda apenas 10 minutos en hacer.

Estos son los ingredientes de la piña colada :

  • 125 ml de ron blanco
  • 60 ml de leche de coco
  • 1/4 de taza de piña natural en trozos pequeños
  • 125 ml de crema de coco
  • Hielo suficiente para cubrir la mitad de la batidora de vaso
  • Una cuña de piña natural, para decorar
  • Cerezas al marrasquino, opcionales, para decorar

Preparación

Llena la mitad del vaso de la batidora con cubitos de hielo. Añade el ron blanco, la leche y la crema de coco y la piña natural troceada. Mezcla todos los ingredientes durante unos segundos hasta que esté todo bien suave, sin ningún trozo ni grumo.

Prueba la mezcla para ver si es necesario añadir más ron, más piña o algún edulcorante opcional.

Vierte la mezcla en vasos o copas y decóralo con cuñas de piña, una cereza y sombrillas de papel.

También hay una versión virgen (o sin alcohol) de la Piña Colada, para que todos lo puedan disfrutar. Luego se le puede añadir otros tipos de frutas, como la fresa o el mango, para jugar con los diferentes sabores, aunque ya no se trataría de una Piña Colada tradicional.